El mini dron espía súper resistente del ejército británico

Se llama Bug Nano Drone y el nombre no podría ser más apropiado. Su diminuto tamaño y forma son, de hecho, parecidos a los de un insecto (en inglés, precisamente, “bug”), y recuerda vagamente a un escarabajo. Inspirárse en el mundo animal para crear pequeños dispositivos útiles para el mundo de la inteligencia, ciertamente no es algo nuevo. Baste pensar en las “normales” dispositivos de escucha que se hicieron famosos por las muchas películas de espionaje y la infinidad de series de televisión con espías. Sin embargo, la combinación de sus características y capacidades en el campo hizo que el diminuto dron fuera digno de mención, convirtiéndolo en la última joya del ejército británico.

El Bug Nano Drone es una especie de David de los drones: pequeño pero poderoso. Combina su reducido tamaño con una superresistencia que le permite seguir volando incluso con rachas de viento de hasta 45 nudos. Fue creado en colaboración por Uavtek, el fabricante de drones para el ejército y el gobierno británicos, y Bae Systems, la compañía británica que se ocupa de defensa, seguridad y aeroespacial. Fue este último quien comunicó que el ejército de la Reina adquirió recientemente 30 unidades para poder probarlas en el campo. Después de todo, el Ministro de Defensa del Reino Unido había declarado hace mucho tiempo que se gastarían 66 millones de libras en proyectos de suprvisión y vehículos de combate, manteniendo al Reino Unido el título de país del continente europeo que más gasta en defensa.

Este diminuto dron táctico ha sido diseñado para ser utilizado en misiones de reconocimiento, vigilancia y control en todas las condiciones climáticas. Pesa tanto como un smartphone, o sea 196 g, tiene una autonomía de 40 minutos, posee un alcance de 2 km y es capaz de resistir a vientos superiores a los 80 km/h. De hecho, Bae Systems dio a conocer que fue el único nano drone que resistió durante las condiciones adversas en las que se llevaron a cabo los ejercicios Army Warfighting Experiment.

“Incluso en las condiciones meteorológicas más adversas, el Bug puede proporcionar información táctica vital sobre lo que hay a la vuelta de la esquina o en la siguiente colina, trabajando de forma autónoma para dar a las tropas una actualización visual. En combinación con nuestros otros productos para mejorar la información, los videos se pueden compartir de diversas formas, lo que permite a los comandantes terrestres, marítimos y aéreos aumentar su conciencia de la situación e informar sobre sus decisiones”, explicó James Gerard, el tecnólogo principal de Bae Systems.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =