Gaza: empresa israelí transforma el aire en agua potable

La Franja de Gaza, ese pequeño territorio a lo largo de la costa mediterránea que limita con Israel y Egipto, está enfrentando el problema de la sequía y la escasez de agua potable durante muchos años. Es absurdo pensar que en 2021 todavía existen estas dificultades, sin embargo, la falta de lluvias abundantes y la falta de infraestructuras adecuadas han agravado la pesadilla de la crisis del agua que ahora dos millones de personas se ven obligadas a vivir cada día. 

Según diferentes investigaciones y estudios realizados, solo el 3% del agua en la Franja de Gaza puede cumplir con los estándares establecidos internacionalmente y esto ha llevado a un aumento significativo de los problemas de salud en la población de Gaza. También por esta razón, la Unión Europea está colaborando y apoyando un proyecto de desalinización del agua de mar. 

Pero hoy hay una noticia muy positiva. Una empresa israelí fundada en 2009, la Watergen, ha construido una instalación de bajo consumo energético para producir agua potable. El equipo de biólogos, ingenieros, físicos y químicos trabajó para diseñar algo que fuera capaz de obtener agua limpia del aire, a través de un proceso bioquímico, eliminando así el uso de agua embotellada. 

El innovador y vanguardista producto Watergen explota el recurso ilimitado del aire capturando su humedad y luego transformándola en agua limpia, el dispositivo puede producir de cinco mil a seis mil litros de agua por día (la cantidad depende, por supuesto, de la humedad en el aire). Actualmente, la empresa israelí ha donado dos de estas máquinas a la Franja de Gaza, cada una con un coste de unos 50 mil euros. 

El funcionamiento del dispensador de agua incluye varias fases. El ventilador incorporado toma el aire de la atmósfera, después algunos filtros internos eliminan tanto las partículas de suciedad como el polvo, permitiendo así que solo el aire limpio entre en el dispositivo. Ahora, el aire pasa a través del intercambiador de calor que produce la condensación del agua. De esta manera, el agua pasa a través de la mineralización y purificación de los sistemas de filtración de alimentos y aquí una lámpara UV descompone los productos químicos nocivos y destruye los microorganismos. Además, la máquina está equipada con un tanque para almacenar el agua que se mantiene limpia y fresca gracias a la lámpara UV. Al final del proceso, el agua potable y de calidad fluye del grifo y está lista para beber. 

Todavía queda un largo camino por recorrer, pero hoy los habitantes de Gaza pueden esperar un futuro mejor en el que beber agua limpia y potable ya no será el principal problema diario. 

“Nuestro primer objetivo es que todos en la Tierra tengan acceso a esta agua potable. Pero por supuesto, cuando esta situación pasa cerca de ti, la sientes y es más visible. Fue inmediatamente claro que teníamos que ayudar a nuestros vecinos primero y luego difundirla por todo el mundo”, dijo el fundador y actual director ejecutivo de Watergen, Michael Mirilashvili. 

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 9 =