Capella Space y el nuevo satélite de alta resolución

En 1957 se puso en órbita el primer satélite artificial, Sputnik 1, y desde entonces ha empezado la era espacial con miles de satélites que, gracias al GPS y la detección de imágenes son capaces de optimizar la observación de los cambios meteorológicos y son útiles para los estudios e investigaciones científicas, para las transmisiones de radio y televisión y para las comunicaciones telefónicas y vía Internet. 

Hasta ahora, la mejor resolución de los satélites ha alcanzado el metro por 25 centímetros, pero la empresa estadounidense Capella Space ha puesto en órbita el primer satélite comercial, Sequoia, capaz de ofrecer imágenes de la superficie terrestre con una altísima resolución, de 50 centímetros por 50 centímetros. Según la empresa estadounidense, la calidad de las imágenes del satélite que tiene un peso de 107 kilogramos, podrá alcanzar los 25 centímetros por 25 centímetros con un ancho de banda de 500 MHz. 

Es interesante saber que el nombre Capella Space se refiere a Capella, la estrella más brillante perteneciente a la constelación de Auriga. El objetivo de la empresa californiana es crear tecnologías espaciales que puedan “mejorar el comercio, la conservación y el bienestar de todas las personas” porque “la clave para crear un mundo mejor está en la observación oportuna de nuestro planeta”. 

Sar, Synthetic Aperture Radar (o radar de apertura sintética), es la tecnología utilizada por la NASA desde la década de 1970 para registrar cambios en la superficie de la Tierra. Capella Space también lo utiliza y es gracias a este tipo de radar si los objetos se pueden ver a través de la niebla, las nubes y el smog. De hecho, los satélites ópticos se ven obstaculizados por las condiciones atmosféricas y la falta de luz, las imágenes ópticas pueden mostrar solo el 25% de la superficie terrestre en presencia de nubes o en caso de un nivel bajo de luz. 

El satélite Sequoia podrá detectar señales y comprender los cambios para impulsar el comercio, evitar catástrofes y salvar vidas. Sin embargo, el hecho de que Capella Space haya promovido la libre venta de imágenes de radar y haya realizado una plataforma para la observación de la superficie terrestre a través de un archivo de adquisiciones de alta resolución que está siempre disponible, suscitó muchas dudas sobre la seguridad y la privacidad. 

“El panorama del siglo XXI está definido por el cambio: clima, infraestructura envejecida, tecnologías disruptivas y agitación política. Mitigar los efectos de estos diversos eventos es difícil y casi imposible sin tener acceso a datos oportunos convertidos en informaciones relevantes y utilizables. Captamos y monitoreamos movimientos a pequeña escala en la superficie de la Tierra – en puertos y a lo largo de cañerías, en campos y en alta mar, o sea cuando ocurre un cambio – y entregamos estos datos para obtener unos beneficios. Las informaciones aportan nuevos conocimientos a los modelos analíticos, a las previsiones y a los métodos de negocio, ayudando a gestionar el riesgo”, Capella Space. 

La constelación de satélites que ahora orbita la Tierra es de gran ayuda para conocer, mejorar y prevenir en tiempo real los cambios que ocurren en la superficie terrestre, en el futuro juzgaremos si estos nuevos radares serán un obstáculo para la seguridad y privacidad de las personas. 

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 4 =