RISEN: el nuevo proyecto para la digitalización de la escena del crimen

La innovación y el desarrollo tecnológico han digitalizado nuestra vida cotidiana y cada vez más empresas, desde el sector alimentario, hasta el sector del diseño industrial, incluso el ramo de la medicina, confían en la alta tecnología para mejorar y optimizar su rendimiento. 

El alto rendimiento y el éxito de la tecnología avanzada también llegaron al mundo de las investigaciones científicas y, de hecho, la escena del crimen está a punto de dar un paso adelante y convertirse en una industria inteligente 4.0 basada en la automatización e innovaciones digitales. 

Hoy hablamos del nuevo proyecto europeo RISEN (Real-tIme on-site forenSic tracE qualification), apoyado por más de 20 socios de 12 países europeos diferentes, que tiene como objetivo transformar los métodos tradicionales utilizados para la investigación y el análisis científico en criterios más rápidos y detallados. La mayoría de las veces, las pruebas forenses tradicionales que se realizan tardan mucho en dar un resultado preciso y confiable, y el tiempo puede convertirse en un enemigo cuando es necesario tener resultados de manera rápida y lo antes posible. 

Precisamente por esta razón, el principal objetivo de RISEN es crear una red de sensores sin contacto que en tiempo real pueda optimizar la detección, identificación, monitorización y visualización directamente en la escena del crimen, con la finalidad de reducir el tiempo y los recursos utilizados en laboratorio y también para acelerar el intercambio de todas las informaciones entre las LEA. 

Los sensores estarán automatizados y permitirán identificar, seleccionar y etiquetar los materiales de todas las trazas sin ser destructivos y sin utilizar ningún tipo de contacto directo. También habrá un intercambio de datos en tiempo real que permitirá que las informaciones se envíen a un sistema llamado 3D Augmented Crime Scene Investigation para reproducir un modelo 3D interactivo de la escena. Las técnicas de realidad aumentada y la reproducción realista de la escena darán un mayor apoyo a los investigadores que podrán realizar las investigaciones de forma más rápida y detallada. 

Enea (agencia nacional de nuevas tecnologías, energía y desarrollo económico sostenible) participa en la realización de cuatro sensores (Raman, Libs, Lif y Crime Light Imaging) que ayudarán a identificar, seleccionar y etiquetar los indicios e investigar de forma totalmente digital. Roberto Chirico del Laboratorio de Metrología y Diagnóstico de ENEA y coordinador del proyecto RISEN afirmó que: “Gracias a la red de sensores sin contacto que desarrollaremos, será posible realizar investigaciones seguras, rápidas y exhaustivos directamente en el lugar donde ocurrió el crimen, optimizando la detección, la identificación e interpretación de los indicios encontrados. Esto ofrecerá una mayor seguridad para los investigadores, una reducción del tiempo y de los recursos disponibles para las investigaciones y, sobre todo, un rápido intercambio de información entre las fuerzas policiales de los países europeos implicados”. 

Las técnicas de realidad aumentada y los sensores high-tech permitirán revolucionar la escena del crimen que, gracias a la digitalización, podrá optimizar y acelerar el trabajo de todos aquellos que llevan a cabo las investigaciones. 

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 5 =